Seguramente hayas visto algún vídeo "gracioso" sobre un perro rascando y arrastrando su trasero por una alfombra. Si notas que tu perro suele hacer esto, lo mejor será buscar una peluquería canina en Alcorcón para asegurarte de que esté saludable. Lo que quizás no sepas es que ese perro probablemente tenga las glándulas anales llenas.

Ahora te podrás estar preguntando qué son las glándulas anales. Tal y como dice su nombre, son unas glándulas situadas alrededor del ano de los perros y otros animales. Cada perro y especie tiene un olor característico gracias a estas glándulas, y es por esto por lo que tu perro olfatea el trasero de otros amigos peludos. Un dato a tener en cuenta es que los sacos anales son totalmente naturales para los animales. Por así decirlo, son como su tarjeta de identidad.

El problema viene cuando estas glándulas se llenan de más y no se vacían solas. Los sacos anales pueden llegar a infectarse y llenarse de pus, provocando mucho picor y dolor en tu perro. En principio, el pronóstico no es grave. Pero, si sabes que a tu perro se le suelen llenar los sacos anales, tendrás que preocuparte para que se les vacíe en una peluquería canina en Alcorcón, ya que los peluqueros caninos se pueden encargar de vaciarlos. Si se les deja inflamar, podría llegar a crearse un absceso y quizás hasta necesitar una operación.

Por esta razón, si notas que tu perro arrastra el trasero, se lo persigue, se lo muerde o le duele al defecar, lo más probable es que tenga las glándulas llenas y tendrás que llevarlo a que se las vacíen. Algo que también puedes notar es el mal olor que desprende.

Para evitar esto, lo mejor es que lleves a tu can a nuestra Clínica Veterinaria Centralvet. Vaciaremos sus glándulas y evitaremos que se enferme.