En un artículo anterior del blog de nuestra clínica veterinaria en Alcorcón te explicábamos cómo mantener una buena higiene bucal y evitar problemas dentales en tu mascota.

Una forma de ayudarle evitando que se haga daño es proporcionarle mordedores a su medida, hechos de materiales en los que pueda descargar su instinto sin cortarse ni ejercer excesiva presión.

Otra función que tienen es la de eliminar restos de comida, como hacen algunas frutas en las personas, especialmente la manzana. Así no llegan a acumular sarro, que terminaría formando placa bacteriana y finalmente caries.

Los mordedores y motivadores que encontrarás en una clínica veterinaria en Alcorcón son también una herramienta de juegos muy útil. Correr a por ellos desarrolla la musculatura de todo su cuerpo y les ayuda a deshacerse de toxinas, quemar calorías y liberar endorfinas. Si nosotros nos sentimos bien después de una buena carrera o de unos largos en la piscina, un perro que siempre está dispuesto a jugar realmente necesita ese tipo de actividad para relajarse y estar sano.

Jugar con mordedores también nos ayuda a educar al perro y aumentar nuestro vínculo emocional con él. Pregunta en Clínica Veterinaria Centralvet y te aconsejaremos un tipo según la fuerza, edad y tamaño de tu perro.

¿Y cómo usarlo?

Primero, enséñale el mordedor y llámalo a la diversión, por su nombre o alguna otra palabra que entienda como comienzo del juego. Tíralo y te lo devolverá encantado si necesita excitación. Si lo que quieres es amaestrarle para que aprenda a tirar y soltar, necesitarás repetirle mucho las órdenes y premiarle cuando lo haga bien. Soltar es aún más importante que morder: enseña con responsabilidad.